lunes, 28 de julio de 2014

Dr. Eduardo Mascheroni: El Cambio de Tipo de Automotor

Uno de los denominados "trámites varios" en materia registral del automotor, es el cambio de tipo de automotor regulado en el Digesto de Normas Técnico Registrales, Cap. III, Sec. 2º, en particular, los arts. 6 al  16 inclusive  y por la Circular DANJ nº 04/12 en forma complementaria -que puede visualizarse linkeando al pie de este artículo- y agregando un requisito de significativa importancia para celebrar el trámite.
Se trata de la modificación de las características externas del automotor, operando una transformación en el mismo en cuanto a su tipo, dado que sin modificar la carrocería, se incorporan en el automotor o se le retiren piezas de recambio no identificables, por ejemplo, la cabina, una grúa, etc  o siguiendo con los ejemplos,  de sedán cuatro puertas  a rural, o de rural a camioneta, o de sedán cinco puertas a coupé, o de ómnibus de larga distancia a motor home, o de ómnibus a camión, entre otros ejemplos.
Pero el caso, más apreciado, en la actualidad, son los pequeños furgones utilitarios a los que solo adicionando un asiento trasero en la caja de carga y ventanillas laterales, se lo transforma en un automóvil de uso particular o privado.
Lo cierto, es que, este trámite y su modalidad, es motivo de consulta habitual en las redes sociales, en cuanto a su implementación.
Lo destacamos: se peticiona con una Solicitud Tipo 04,  por el titular registral o el adquirente en forma simultánea con una transferencia, en el registro de la radicación del rodado.
Se acompaña título de propiedad y cédula de identificación ( en su caso adicionales o las de autorizado a conducir), o la denuncia de su extravio, robo o hurto, verificación física en la planta verificadora competente, con fotografías del vehículo ya modificado o con el tipo cambiado, al menos una , no digital, visada por la planta verificadora.
También, los comprobantes documentales de cómo se realizó la modificación, esto es facturas o documentos que acrediten en forma fehaciente (dando cuenta de su legitimidad),  la modalidad práctica de la modificación, como donde se adquirieron las piezas utilizadas en la misma, quien intervino para realizarla, factura de compra de una carrocería o ventanillas, etc., todo ello en comprobantes originales y copia.
Y no mencionado en el Digesto, pero agregado por una circular interpretativa que es vinculante para los Encargados de registro, y que fue adoptada luego de largos años de debate al respecto y para cumplir con normas de tránsito y seguridad vial, vigentes, un dictamen pericial de un ingeniero mecánico matriculado, certificada o legalizada la matriculación de éste por el colegio profesional respectivo de la jurisdicción que se trate, donde el mismo , mediante un estudio técnico al efecto, demuestre que con el cambio realizado, el vehículo sigue siendo apto para circular y reúne las condiciones de seguridad vial al efecto, es decir, certificando que el automotor cumple con las condiciones de seguridad activas y pasivas para poder circular en la vía pública, o en su caso, la pertinente verificación o revisión técnica obligatoria vehicular que dé cuenta de los cambios introducidos y que en aquellas jurisdicciones provinciales (o de CABA) en que se encuentre vigente, conforme a las normas citadas (ley 24449 y conexas y sus reglamentaciones).
Ello, por cuanto se altera la cualidad técnica, tomada en consideración en oportunidad de otorgar como vehículo nuevo, al rodado modificado, la licencia de configuración de modelo (LCM). Por ello la necesidad de la intervención de una autoridad extraregistral que autorice el cambio. Amén de resultar compatible con el rol que los Registros Seccionales deben cumplir en compatibilidad con la política de prevención vial del Estado Nacional.
Cabe aclarar, que este recaudo, no es exigible cuando se realiza un alta de carrocería en forma simultánea a la inscripción inicial, siempre que surja del certificado de fabricación de la carrocería la citada LCM.
Con estos elementos reunidos, el Seccional, procesará el trámite e inscribirá el cambio realizado, lo asentará en el  título de propiedad, y otorgará  una nueva cédula de identificación, como así adicionales y de autorizado a conducir, si se requieren.
El acreedor prendario, o el juez que hubiese dispuesto una medida judicial, de encontrarse el automotor afectado por una prenda o medida cautelar judicial o inhibitoria sobre el propietario, debe  ser notificado, por telegrama colacionado, carta documento, carta certificado con aviso de retorno o en el cuerpo de la ST 04 donde se pide el cambio, y prestar su conformidad con la misma,  dado que se entiende que  importa la modificación una disminución de valor del bien prendado, y  en el estrado competente, podrá oponerse al mismo, si el peticionario, insistiera.
La modificación no supone alterar los códigos de identificación de motor y chasis.
Por otra parte, de pretenderse la inscripción de cualquier trámite, y de las constancias del legajo, surge que el automotor presenta un cambio, y el mismo no se ha registrado, el Encargado del Seccional, no autorizará dicho trámite, si previamente no se procede a la actualización del tipo.
Y en los controles de tránsito vehicular, el rodado podrá ser retenido, o multado u observado por autoridad competente, si la documentación del mismo (cédula) no se ajusta al tipo modificado, de haberse operado el mismo y no inscripto en el Registro Seccional correspondiente.
VER CIRCULAR D.A.N.J. N° 4/12

Eduardo Mascheroni Torrilla
Dr. en Ciencias Jurídicas y Sociales,
Capacitador Docente

1 comentario:

  1. Humildemente, debo destacar el alto nivel de orientación didáctico que contiene el documento que antecede. "El Cambio de Tipo de Automotor", elaborado por el Dr. Mascheroni, que no hace más que contribuir a enriquecer nuestros conocimientos en materia registral. Muchas gracias. Atte. JUAN CARLOS ONTIVERO. PROF. En Ciencias Jurídicas y Contables. Mandatario Nacional del Automotor. M.N.M20124362750DN

    ResponderEliminar