miércoles, 9 de diciembre de 2015

Isela Costantini, como presidenta de los fabricantes de autos

Isela Costantini

“Las expectativas del sector automotor son positivas, pero las terminales necesitan previsibilidad”


Poco antes del ballottaje que decidiera la elección de Mauricio Macri como presidente de la Nación, "Panorama Registral" se entrevistó en exclusiva con Isela Costantini -sobre quien ahora sabemos será la próxima presidenta de Aerolíneas Argentinas- para evaluar su último año de gestión al frente de la Asociación de Fábricas del Automotor (ADEFA)
Isela asumió el cargo en octubre de 2014, siendo ya Presidenta y Directora Ejecutiva de General Motors de Argentina, Uruguay y Paraguay. Tiene 44 años, dos hijos y es licenciada en Comunicaciones. Nacida en San Pablo, Brasil, es hija de padres argentinos y vivió gran parte de su juventud en nuestro país.
Con la exposición pública alcanzada con el cargo donde fue designada, cobran nueva fuerza las declaraciones de la dirigente, quien subraya que "de mi carrera universitaria siempre aplico la importancia de los mensajes y de la comunicación en sí. Escuchar, analizar los mensajes verbales y no verbales".

¿Cómo evalúa la Asociación el último año de fabricación y venta de automotores en Argentina?
"El 2015 fue un año complejo. Difícil. Si bien podría haber sido peor, también podría haber sido un año mucho mejor. A pesar de la caída de la industria y las exportaciones a Brasil pudimos mantener ciertos niveles de empleo y asegurar, a nuestras redes de concesionarios, un volumen suficiente para mantener estables las operaciones. Estrechamos nuestra relación con la Asociación de Fábrica de Autocomponentes (AFAC) y la Asociación de Concesionarios (ACARA), trabajando más en conjunto con la cadena de valor del sector. En paralelo hemos presentado nuestras ideas y propuestas para la mejora de la competitividad del sector y en especial, nuestras prioridades para los primeros 90 días de gestión presidencial. Entre los temas de agenda que aún quedan pendientes se encuentra el desafío de seguir trabajando junto al Gobierno para tener mayor previsibilidad”.

 ¿Qué futuro prevé para los próximos años?
"Hay muchas expectativas positivas. Nos imaginamos un 2016 con un panorama muy similar al de este año. Complejo pero esperamos seguir creciendo para retornar a niveles normales de esta industria que genera un efecto derrame en el resto de la economía de suma importancia"


¿Qué demandas podrían hacerse a la próxima conducción económica nacional?

"Los fabricantes necesitan revisibilidad. Nuestro sector se caracteriza por operar con tiempos muy largos. Es necesario ello para adecuar volúmenes de producción. Se demora para aumentar el nivel y se sufre rápidamente cuando hay que realizar un recorte, una adecuación. La falta de divisas nos viene generando mucha inestabilidad en este proceso de proyectar. Consecuentemente, es extremamente importante que haya una mejora de los niveles acceso al MULC (Mercado Único y Libre de Cambios) para poder atender la producción y la demanda doméstica de autos. El otro gran desafío es trabajar en un plan de mejora de nuestra competitividad a nivel sector y como bloque/país. Necesitamos contar con herramientas que promuevan inversiones, que habiliten al sector a potenciar su inserción internacional a través de una diversificación de destinos, mayor integración local, y generar más fuentes de trabajo".

¿Cuánto influye la situación del mercado automotriz mundial y especialmente la de los países del Mercosur en la actividad argentina?
"Actualmente, del total producido localmente, un 50% se envía a diversos mercados, siendo el brasileño el más representativo con más de 90% de participación en los mismos. Es así que, cualquier impacto económico que se registre en Brasil tiene su correlato directo sobre los niveles de producción y empleo en nuestro país. Es por ello que es necesario trabajar en una mayor inserción internacional y una mayor diversificación de mercados para evitar esa ´Brasil-dependencia".

Siendo la nuestra una publicación especialmente referida a la registración automotor... considera buena la relación de las fábricas con la entidad que regula la materia (la DNRPA)?
"Hace muchos años que venimos trabajando, pero especialmente en los últimos hemos tenido importantes avances. Con la Dirección hemos trabajado en temas relacionados al sector y un gran paso en la materia ha sido la mejora en la registración con digitalización de los procesos. Acciones que han redundado en la mejora de los tiempos para el abastecimiento del mercado, costos y servicios para los clientes.
Es de destacar que nos han acompañado en el Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires -uno de los eventos más importantes del sector- a través del ente cooperador ACARA difundiendo sus actividades”.

Trabaja usted en General Motors desde 1998... ¿le resulta dificultoso manejarse en un ambiente tradicionalmente considerado "masculino"?
"Tengo tres hermanos varones y practiqué mucho atletismo en mi adolescencia... desde muy chica me acostumbré a estar rodeada de hombres. Y en el ambiente profesional, General Motors es una empresa que ya hace mas de 20 años viene trabajando y promoviendo la diversidad. Hay más mujeres entrando en las empresas relacionadas al sector automotriz –terminales, concesionarias y autopartistas-. Estamos viviendo un momento de transformación. Y entiendo que soy parte responsable en ayudar a las empresas y sociedad en general para que vean el valor y la importancia de la diversidad".

Siendo Licenciada en Comunicación Social... ¿qué premisas de la carrera aplicó para conducir la Asociación y cuáles cree quedan pendientes?
"Más que la carrera estudiantil, fue mi experiencia profesional. Específicamente de la carrera, siempre aplico la importancia de los mensajes y de la comunicación en sí. Escuchar, analizar los mensajes verbales y no verbales, cómo sintetizar un interés común con algunas diferencias de posiciones, acordando un mensaje único y después comunicar y tratar de vender la propuesta".



No hay comentarios:

Publicar un comentario